píxel de seguimiento de facebook

Usar hilo dental una vez al día ayuda a combatir la enfermedad de las encías y la caries

Usar hilo dental es el factor más importante para prevenir la enfermedad de las encías (periodontal). La gingivitis, una etapa más temprana de la enfermedad de las encías, y la enfermedad de las encías avanzada afectan a más del 75 por ciento de la población estadounidense.

Usar hilo dental cada 24 horas es tan importante como cepillarse, ya que ayuda a remover la placa y los residuos que se adhieren a los dientes y a las encías entre los dientes. Además, usar hilo dental pule la superficie del diente y controla el mal aliento.

Ya sea encerado, sin cera, saborizado o sin sabor, ancho o de tamaño regular, los hilos dentales de cualquier tipo ayudan a limpiar y eliminar la placa. El hilo ancho, también conocido como cinta dental, puede ser la mejor opción para las personas con puentes dentales. La cinta dental también se recomienda cuando las personas tienen un espacio entre los dientes más ancho del promedio. Los hilos encerados pueden resultar más fáciles de deslizar entre espacios más estrechos. El hilo dental sin cera rechinará contra los dientes limpios, indicando que se eliminó la placa.

A pesar de que se presentaron herramientas mecánicas para la limpieza dental, la mayoría de los dentistas argumentan que no existe un reemplazo para la limpieza manual de los dientes con hilo dental.

Las herramientas de irrigación bucal no deben sustituir el cepillado ni el uso de hilo dental puesto que no remueven la placa. Sin embargo, tales herramientas son útiles para quienes no pueden usar hilo dental debido al dolor de la enfermedad de las encías.

Información por cortesía de la Academia de Odontología General.