Trastornos alimenticios y salud dental

Mujer joven en el dentista

Alrededor del 3 % de los estadounidenses, o 8 millón de personas, tienen anorexia, bulimia y trastornos alimenticios relacionados, según la National Association of Anorexia Nervosa and Associated Disorders. Estas enfermedades que pueden poner en riesgo la vida también tienen consecuencias graves para la salud dental.

¿Qué son los trastornos alimenticios?

Los trastornos alimenticios son enfermedades que se caracterizan por preocupaciones por la comida y el peso.

  • Anorexia es cuando una persona limita drásticamente la ingesta de alimentos. Las personas con anorexia tienen una imagen distorsionada de su cuerpo y un miedo extremo a engordar.
  • Bulimia incluye ciclos de comilonas y purgas. Una persona con bulimia come compulsivamente (comilona) y luego desecha la comida (purga) al provocarse el vómito, hacer ejercicio o tomar laxantes.
  • Comer compulsivamente es cuando una persona atraviesa períodos de atracones, seguidos por la culpa o depresión, pero no llega a purgar.

Los trastornos alimenticios son más comunes en mujeres jóvenes que tienen entre 15 y 25 años. También pueden afectar a hombres y niños, al igual que a jóvenes y adultos

Síntomas dentales por trastornos alimenticios

La anorexia y la bulimia pueden causar daños graves en la boca.

El ácido estomacal del vómito daña los dientes y los tejidos bucales. Los síntomas de la bulimia pueden ser:

  • Dientes desgastados y traslúcidos
  • Dientes sensibles
  • Caries o conductos radiculares frecuentes
  • Labios partidos
  • Boca seca
  • Glándulas salivales inflamadas
  • Dificultad para tragar

Muchas personas con anorexia y bulimia tienen deficiencia nutricional. Aunque no vomiten, la falta de vitaminas, minerales y fluidos esenciales puede causar problemas en la salud dental.

  • Encías inflamadas y sangrantes
  • Pérdida ósea en la mandíbula
  • Caries o conductos radiculares frecuentes
  • Llagas frecuentes
  • Boca seca
  • Mal aliento

De qué forma pueden ayudar los dentistas

Si tiene un trastorno alimenticio, evalúe hacer una consulta con su dentista. Él puede ser un aliado importante en su recuperación y ofrecerle ayuda para que proteja sus dientes.

También le puede recomendar tratamientos con flúor o gel con flúor de alta resistencia. El flúor puede fortalecer el esmalte de los dientes, que es fundamentalmente importante si ha tenido erosión dental o caries frecuentes.

El xilitol también ayuda a prevenir la boca seca y las caries. Su dentista puede sugerirle pastas dentales, gomas de mascar o caramelos de menta que contienen este sustituto del azúcar.

Si está combatiendo las purgas, su dentista le puede ofrecer un protector bucal para disminuir los efectos que tiene el ácido estomacal sobre sus dientes.

También lo puede referir a un terapeuta que se especialice en trastornos alimenticios o ayudarlo a iniciar una charla con su médico.

Obtenga ayuda

Si usted u otra persona que conoce tiene algún trastorno alimenticio, no es tarde para recibir ayuda. Acuda a un profesional para recibir tratamiento y asistencia.

Lectura relacionada

Última actualización: febrero de 2018