píxel de seguimiento de facebook

Los efectos adversos de las dietas sobre sus dientes

¿Comienza una nueva dieta? Probablemente tenga en cuenta su cintura, pero no sus dientes. Sin embargo, las dietas para perder peso pueden tener un fuerte impacto en su salud bucal. Descubra cómo pueden afectar a su boca las estrategias de las dietas populares.

Dietas bajas en grasas

Seguir una dieta baja en grasas puede interferir en la absorción de vitaminas solubles en grasa, como la A, la D, la E y la K. La vitamina D es especialmente importante para la salud bucal ya que contribuye en la absorción de calcio. Cuando su cuerpo no puede absorber el calcio, sus dientes y huesos comienzan a desgastarse.

Lo que es peor, la grasa ayuda a que el cerebro produzca dopamina, un químico neurotransmisor que mejora su ánimo. Cuando su dieta carece de acidos grasos ricos en omega-3, aumentará su estrés y su ansiedad. El estrés puede causar bruxismo y puede empeorar el dolor a causa de trastornos de la unión temporomandibular (TMJ, por sus siglas en inglés).

Por último, los fabricantes generalmente le agregan azúcar a los productos bajos en grasas para mantener el sabor y la textura. Ese azúcar agregada significa un mayor riesgo de caries.

Dietas bajas en carbohidratos y cetogénicas

Cuando sigue una dieta baja o con cero carbohidratos, una forma de saber que está funcionando es cuando su aliento comienza a oler como quitaesmaltes. El particular aroma a acetona (o a veces frutas en descomposición) es un indicador de cetósis, el proceso por el cual su cuerpo comienza a quemar grasas en vez de carbohidratos para obtener energía, lo cual libera químicos llamados cetonas.

Puede combatir el aliento a cetonas tomando más agua, cepillándose los dientes y lengua regularmente y masticando refrescantes bucales naturales como perejil o menta. Sin embargo, no es sorpresa que la forma más efectiva para refrescar su aliento sea consumiendo carbohidratos. Y puede ser una buena idea, teniendo en cuenta que los niveles elevados de cetonas pueden inducir cetoacidosis, una enfermedad en la cual sus niveles sanguíneos se vuelven peligrosamente ácidos. Un exceso de cetonas también puede hacer que su cuerpo comience a quemar músculos en vez de grasas, puede causar fatiga intensa e incluso puede ser perjudicial para su corazón.

Dietas bajas en calorías

Reducir las calorías puede ser una forma efectiva para perder peso, pero reducir su ingesta de alimentos en forma abrupta puede perjudicar su salud, ya que puede arrasar con los minerales y vitaminas necesarias. La desnutrición es mala en todo sentido, pero en su boca puede significar una debilitación de la mandíbula (lo que causa que sus dientes se muevan o se caigan), una reducción del esmalte (lo que aumenta el riesgo de desarrollar caries) y una deficiencia en las encías (lo cual lo hace vulnerable desarrollar enfermedades de las encías).

Limpieza a base de frutas

Puede parecer inofensivo sobrevivir solo consumiendo frutas o vegetales por una semana, pero una dieta tan limitada puede tener consecuencias en su boca y en su cuerpo. Además de los efectos de la malnutrición, los elevados niveles de azúcar y ácido en la mayoría de las frutas pueden dañar el esmalte de sus dientes, lo cual deja a su dientes y encías vulnerables al desarrollo de caries e infecciones.

Pastillas adelgazantes

Al reducir su producción de saliva, las pastillas adelgazantes le producen sequedad en la boca y hacen que la cavidad oral sea propensa a problemas de salud bucal. La saliva es una defensa natural contra las caries. No solo contiene químicos que combaten las caries, sino que también ayuda a barrer alimentos y bacterias. Con una boca más seca, usted está más susceptible a las caries y a enfermedades de las encías.

Antes de emprender una nueva dieta, consulte a su médico y dentista.

Lectura relacionada:

Publicado en octubre de 2015

La información de salud bucal de este sitio web se proporciona solo con fines educativos. Siempre debe consultar a un dentista con la licencia correspondiente o con otro profesional de la salud calificado por cualquier duda acerca de la salud de su boca.