píxel de seguimiento de facebook

¿Diabetes? ¿enfermedades cardíacas? ¿Osteoporosis? Su dentista puede saberlo antes que usted.

A medida que envejece

Bill Radley tiene 62 y, como muchas personas que nacieron posteriormente a la Segunda Guerra Mundial, piensa jubilarse en los próximos años. Trabajó arduamente durante la mayor parte de su vida adulta, y tiene muchas ganas de descansar y relajarse viajando con su esposa Susan.

Su dentista debe ser el primero en saber

Bill recientemente programó una visita con el dentista porque notó que tenía mal aliento y no se iba sin importar cuántas veces por días se cepillara los dientes o usara enjuague bucal. Durante el examen oral, su dentista también notó que las encías de Bill parecían estar rojas e inflamadas y sangraban. El dentista de Bill le sugirió que fuera al médico a hacerse un control médico, ya que el mal aliento persistente y las encías sangrantes podrían ser un indicador precoz de diabetes.

Bill programó un control con su médico y se realizó una serie de análisis de sangre. Cuando recibió los resultados, Bill se enteró de que tenía diabetes. "¡No podía creerlo!", dijo. "Nunca tuve caries y soy bastante activo, juego al golf regularmente. Por supuesto, tengo un poco de sobrepeso, pero supuse que era normal a mi edad".

La salud bucal refleja el estado de la salud general

La investigación demuestra que más del 90 por ciento de todas las enfermedades sistémicas tienen manifestaciones orales, entre las que se incluyen inflamación de las encías, úlceras en la boca, boca seca o excesivos problemas en las encías. Algunas de estas enfermedades incluyen:

  • Diabetes
  • Leucemia
  • Oportuno accionar: consulte al dentista para una detección temprana del cáncer en la boca
  • Cáncer de páncreas
  • Enfermedades cardíacas
  • Enfermedades renales

Las personas que nacieron inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial son especialmente vulnerables a desarrollar diabetes, osteoporosis y enfermedades del corazón, cuyos riesgos aumentan con la edad. Los investigadores creen que los síntomas de estos estados clínicos se pueden manifestar en la boca, lo que hace que los dentistas sean clave en el diagnóstico de enfermedades. Por ejemplo:

  • El mal aliento y el sangrado de las encías podrían ser indicadores de diabetes.
  • Las radiografías dentales pueden mostrar las etapas iniciales de la pérdida de masa ósea.
  • Una mandíbula inflamada y dolorida podría presagiar un ataque cardíaco.

Visitar al dentista regularmente es una buena idea

Bill hacía más de dos años que no visitaba al dentista y hacía incluso más tiempo que no iba al médico para un control regular. "No tenía ningún problema aparte de los dolores y molestias usuales, entonces no creía necesitar ir al dentista o al médico. ¡Me alegro de haber ido al dentista! Si no hubiera ido al dentista sobre mi mal aliento, no habría descubierto mi diabetes tan pronto. Ahora puedo hacer el tratamiento que necesito y evitar que la situación empeore".

En muchos casos, un dentista puede ser el primer proveedor de cuidado de la salud en diagnosticar un problema de salud en su etapa inicial debido a que muchas personas tienen exámenes de la boca regulares y van más seguido al dentista que al médico.

¿Qué puede hacer?

Ver un dentista regularmente ayuda a mantener su boca en estado óptimo y le permite a su dentista observar otros desarrollos que podrían apuntar a otros problemas de salud. Un examen dental también puede detectar mala nutrición e higiene, una mala alineación de la mandíbula y signos de desarrollo de problemas orales y de la salud general.

Cuando visite al dentista, asegúrese de proporcionar una historia clínica completa e informe a él o ella cualquier evolución reciente de salud, incluso si parece no estar relacionada con la salud de su boca. Además, usted puede tener un rol importante para mejorar la salud de su boca y salud general siguiendo estas prácticas:

  • Cepillarse los dientes durante dos o tres minutos, dos veces al día, con pasta dental que contenga flúor. Asegúrese de cepillar la línea de las encías.
  • Use hilo dental para eliminar la placa de los lugares a los que no puede llegar con su cepillo de dientes.
  • Una dieta saludable brinda los nutrientes esenciales (especialmente, vitaminas A y C).
  • Evite el cigarrillo y el tabaco sin humo.
  • Limite el consumo de alcohol.
  • Siga cuidadosamente las instrucciones del médico y del dentista acerca del cuidado de la salud, incluso el uso de medicamentos recetados, como antibióticos, según se indique.
  • Visitar al dentista de inmediato cuando tenga cualquier síntoma oral inusual como mal aliento, dolores de boca, encías inflamadas o hinchadas o mandíbulas doloridas.
Fuente: Encuesta nacional revela que las personas que nacieron inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial pasan por alto los vínculos entre la salud bucal y la salud general. Academia de Odontología General.
Última actualización: Septiembre de 2012

La información de salud bucal de este sitio web se proporciona solo con fines educativos. Siempre debe consultar a un dentista con la licencia correspondiente o con otro profesional de la salud calificado por cualquier duda acerca de la salud de su boca.