píxel de seguimiento de facebook

De qué modo el cáncer afecta a su salud dental

Mujer sonriente con pañuelo en la cabeza sentada sobre un sofá

Es entendible que pueda descuidar su salud dental cuando está combatiendo el cáncer. Sin embargo, es importante trabajar junto a su dentista antes, durante y después del tratamiento contra el cáncer para mantener su salud dental.

Estoy ocupado, ¿realmente es necesario que consulte al dentista?

Es importante que visite a su dentista para que le realice un chequeo exhaustivo al menos dos semanas antes de iniciar la quimioterapia. Si realiza la consulta odontológica antes de empezar con las sesiones de quimioterapia, entonces tendrá tiempo para tratar problemas de salud dental menores (como un empaste) sin tener que preocuparse por los efectos secundarios de la radiación. Eso le permite a su dentista confirmarle a su oncólogo que no usted no tiene ningún problema preexistente que podría empeorar con la quimioterapia, como por ejemplo una infección en un diente.

En este momento me estoy haciendo quimioterapia. ¿Qué debo tener en cuenta?

Si bien la quimioterapia mata a las células cancerígenas, también reduce el recuento de neutrófilos. Estas células de los glóbulos blancos combaten la infección y conservan la salud de su boca. Cuando los neutrófilos disminuyen, usted corre mayor riesgo de padecer infecciones dentales, como caries y enfermedad de las encías.

Cuando se esté realizando quimioterapia, asegúrese de observar los cambios que se producen en su boca y siga usando hilo dental y cepillo con regularidad.

¿Qué alimentos debería ingerir para evitar dañar mis dientes y encías?

Si bien su boca estará particularmente sensible, es fundamental que coma de manera saludable cuando padece cáncer. Buenas alternativas son las papas pisadas, los huevos revueltos, los cereales cocidos (avena) y el yogur. Mastique lentamente y dé mordiscos pequeños. Trague los alimentos con un poco de líquido si eso le sirve.

Evite las comidas picantes o crocantes, como chips y salsa, o cualquier sustancia con altos niveles de azúcar, como caramelos o jugos. No utilice escarbadientes, dado que tiene mayor riesgo de infección si se raspa o corta las encías o mejillas, y evite el tabaco y el alcohol.

¿Cuáles son los efectos secundarios de la quimioterapia en mis dientes y mi boca?

Además de ser propenso a las infecciones, también puede desarrollar un tipo de "efecto dominó" de problemas dentales:

  • Boca seca: la quimioterapia reduce la cantidad de saliva en la boca. La saliva ayuda a neutralizar el ácido, por lo que el menor nivel de saliva aumenta la posibilidad de desarrollar caries en los dientes.
  • Aftas: también puede desarrollar aftas arriba o debajo de la lengua, en las encías y en el tejido blando de la boca. Reduzca al mínimo el impacto de esas aftas al mantener su boca sana.
  • Sentido del gusto: el gusto también puede cambiar, lo que significa que no reconocerá ciertos sabores como lo hacía antes de la quimioterapia. Es posible que un alimento que solía tener un buen gusto ya no le agrade, y que algo que no le gustaba demasiado de pronto le parezca delicioso. Cada situación es diferente.

Su oncólogo y su dentista trabajarán conjuntamente para ayudar a controlar los efectos secundarios y otros problemas que se pueden desarrollar durante esa etapa. Su dentista también le mostrará cómo cuidarse la boca durante el tratamiento para reducir el dolor o la inflamación que podría padecer, incluso al recetarle un gel tópico para proteger los dientes.

¿Qué puedo hacer para mantener mi boca sana si me estoy realizando quimioterapia?

Lo más importante es ser proactivo. Asegúrese de que su dentista sepa que usted tiene cáncer y que se realizará quimioterapia. Recuerde consultar a su dentista dos semanas antes de comenzar un tratamiento para realizarse un chequeo completo. Una vez que inicie la quimioterapia, chequee el interior de su boca minuciosamente todos los días para detectar aftas, sangrados u otros problemas. 

Como la quimioterapia secará las glándulas salivales, es fundamental que mantenga su boca hidratada. Puede hacerlo al beber agua, masticar goma de mascar sin azúcar, sorber cubos de hielo o utilizar un substituto de la saliva, que puede comprar con o sin la receta de su médico o dentista. Ellos podrán recomendarle lo mejor de acuerdo a su situación.

Esté atento cuando se cepille los dientes, la lengua y las encías todos los días y utilice cepillo de dientes extrasuave para no lastimar su boca. Si siente dolor al cepillarse, pruebe con suavizar las cerdas con agua caliente durante un minuto. Utilice hilo dental todos los días, pero si una parte de sus encías le generan dolor o sangrado, evite esa área.

Hágase buches con alcohol y enjuáguese la boca a menudo con una mezcla de bicarbonato de sodio, sal y agua tibia.

Pero por sobre todo, si le duele la boca, llame a su dentista.

Lectura relacionada:

Publicado: julio de 2018

La información de salud bucal de este sitio web se proporciona solo con fines educativos. Siempre debe consultar a un dentista con la licencia correspondiente o con otro profesional de la salud calificado por cualquier duda acerca de la salud de su boca.