píxel de seguimiento de facebook

Cómo afecta el asma en su salud bucal

asma

¿Sabía usted que uno de cada 12 estadounidenses padece de asma? Esta enfermedad respiratoria puede aumentar la probabilidad de desarrollar caries, enfermedad de las encías y dolor bucal, sin embargo, si se toma la medida preventiva correcta, se pueden disminuir estos riesgos y mantener una boca saludable.

Riesgos de la salud de la boca

Analicemos rápidamente algunos de los problemas dentales comunes asociados con el asma y cómo los mismos se desarrollan.

Además, los inhaladores que se utlizan para tratar el asma pueden irritar la parte posterior del paladar, lo cual provoca una lesión rojiza. Si se ignora la lesión, el área puede infectarse. Según un estudio publicado por la Academia de Odontología General, esta infección puede extenderse y afectar no solo la garganta, sino también el resto de la boca.

Boca seca

Las personas que sufren de asma son más propensas, que el resto de la población, a sufrir de sequedad en la boca. Esto se debe a que el asma limita el flujo de aire, haciendo que las personas que padecen esta enfermedad sean más propensas a respirar por la boca. Inclusive, los medicamentos presentes en los inhaladores pueden aumentar la sequedad de la boca.

¿Por qué la boca seca es un trastorno? La saliva contribuye a eliminar las bacterias nocivas. Cuando la boca se seca, es más fácil que se multipliquen las bacterias que originan la placa. Esto aumenta las probabilidades de mal aliento, caries y enfermedad de las encías.

Dolores bucales

El uso de inhaladores puede irritar la parte posterior del paladar, provocando úlceras en la boca y candidiasis.

Protéjase

Siga estos consejos para proteger sus dientes y encías:

  • Después de usar el inhalador, enjuague su boca con agua. Incluso es mejor aún si cepilla sus dientes, trate de tener un cepillo de dientes a manos.
  • Hidrátese frecuentemente. El beber agua durante todo el día puede contrarrestar los efectos de la boca seca.
  • Consulte con su dentista. Informe a su dentista que padece de asma y bríndele detalles sobre el tipo de medicamentos que utiliza. Su dentista podrá recomendarle estrategias para mejorar su salud bucal.
  • Piense en cambiar de inhalador. Determinados medicamentos para el asma están más relacionados con la aparición de caries que otros. Incluso, los inhaladores pueden contener azúcar para mejorar el sabor del medicamento. Consulte si su médico puede ayudarlo a encontrar un inhalador que no ponga en riesgo sus dientes.
  • Trate las alergias. El asma y las alergias muchas veces van de la mano. Si sufre de congestión nasal frecuente, consulte con su dentista para conocer opciones para el tratamiento. Al realizar un tratamiento adecuado para sus alergias, disminuirán las probabilidades de respirar por la boca.
  • Dé prioridad a su higiene dental. Cepíllese los dientes y use hilo dental a conciencia.

Asma y ansiedad

Los ataques de asma pueden originarse debido a situaciones estresantes. Si la idea de ir al dentista lo hace sentir nervioso, puede intentar con estas estrategias para frenar la ansiedad.

  • Relájese y respire. Enfóquese en respirar regular y pausadamente durante los procedimientos dentales. Al estar nervioso, es más probable que contenga su respiración, lo que disminuye los niveles de oxígeno y aumenta el pánico.
  • Evite ingerir cafeína antes de una consulta con el dentista. La cafeína puede aumentar la ansiedad.
  • Ingiera una comida adecuada. El día de la consulta, asegúrese de ingerir una comida equilibrada. Prefiera las proteínas al azúcar para estabilizar su estado de ánimo.
  • Planifique cuidadosamente. Trate de que la consulta se realice en un momento del día en el que usted esté más tranquilo. Para algunos, puede ser una consulta un día sábado o por la mañana temprano.

Siempre recuerde llevar su inhalador al consultorio dental, por si llegara a sufrir un ataque de asma.

¿Quiere leer este artículo en formato folleto? Descargue una copia..

Lectura relacionada

Última actualización: Mayo de 2018