píxel de seguimiento de facebook

¿Tiene reflujo ácido?: su dentista puede notarlo antes que usted

Dentista examina los dientes de un paciente en busca de signos de reflujo ácido

La mayoría de la gente puede reconocer la acidez: esa sensación dolorosa de fuego dentro del pecho. Los síntomas persistentes, que se manifiestan más de dos veces por semana, pueden ser una señal de la enfermedad por reflujo gastroesofágico o GERD. Sin embargo, no todas las personas con GERD tienen los síntomas de la acidez. En realidad, usted puede tener GERD y ni siquiera saberlo.

¿Cómo puede detectarlo su dentista?

La GERD, llamada comúnmente reflujo ácido, se origina cuando el esfínter esofágico, que separa el estómago del esófago, permite que el ácido salga del estómago. Muchas veces este ácido causa síntomas de acidez, pero no siempre. A veces la primera indicación de que una persona puede tener reflujo gastroesofágico es la erosión del esmalte de los molares en la parte posterior de los dientes.

El ácido estomacal carcome el esmalte de sus dientes. Un patrón de pérdida de esmalte en los dientes de atrás puede indicar a su dentista que tiene reflujo gastresofágico.

¿Qué puede hacer?

La pérdida de esmalte es permanente, y puede aumentar su riesgo de caries. El esmalte es una capa protectora de la parte exterior de sus dientes. El reflujo gastroesofágico puede causar otros daños de largo plazo, como la irritación e inflamación de su esófago, que lo hace más susceptible a cáncer de esófago.

Por eso hacerse exámenes de la boca frecuentes con un dentista es tan importante: su dentista puede detectar en forma temprana síntomas de un problema potencialmente grave antes de que avance. De hecho, más del 90 % de las enfermades sistémicas tienen manifestaciones orales que un dentista puede detectar durante un examen de la boca.

Prevenga el reflujo gastroesofágico

Puede reducir su riesgo de reflujo ácido si come porciones más pequeñas, se mantiene en posición vertical después de comer y reduce el consumo de tabaco y alcohol. Cambiar su dieta también puede ayudar. Los alimentos que inician el reflujo incluyen tomates, frutas cítricas, chocolate, café, ajo, cebolla y las comidas muy condimentadas o con alto contenido de ácidos o grasas. Bajar de peso, especialmente en la zona abdominal, también ayuda mucho a reducir el reflujo gastroesofágico.

Lectura relacionada

Última actualización: junio de 2017

La información de la salud bucal en este sitio web tiene fines educativos únicamente. Siempre debe consultar a un dentista con la licencia correspondiente o con otro profesional de la salud calificado por cualquier duda acerca de la salud de su boca.